LHE photos

Remarks of President Barack Obama On Healthcare Reform

Remarks of President Barack Obama

Weekly Address

February 20, 2010

 

The other week, men and women across California opened up their mailboxes to find a letter from Anthem Blue Cross. The news inside was jaw-dropping. Anthem was alerting almost a million of its customers that it would be raising premiums by an average of 25 percent, with about a quarter of folks likely to see their rates go up by anywhere from 35 to 39 percent.

 

Now, after their announcement stirred public outcry, Anthem agreed to delay their rate hike until May 1st while the situation is reviewed by the state of California. But it’s not just Californians who are being hit by rate hikes. In Kansas, one insurance company raised premiums by 10 to 20 percent only after asking to raise them by 20 to 30 percent. Last year, Michigan Blue Cross Blue Shield raised rates by 22 percent after asking to raise them by up to 56 percent. And in Maine, Anthem is asking to raise rates for some folks by about 23 percent.

 

The bottom line is that the status quo is good for the insurance industry and bad for America. Over the past year, as families and small business owners have struggled to pay soaring health care costs, and as millions of Americans lost their coverage, the five largest insurers made record profits of over $12 billion.

 

And as bad as things are today, they’ll only get worse if we fail to act. We’ll see more and more Americans go without the coverage they need. We’ll see exploding premiums and out-of-pocket costs burn through more and more family budgets. We’ll see more and more small businesses scale back benefits, drop coverage, or close down because they can’t keep up with rising rates. And in time, we’ll see these skyrocketing health care costs become the single largest driver of our federal deficits.

 

That’s what the future is on track to look like. But it’s not what the future has to look like. The question, then, is whether we will do what it takes, all of us – Democrats and Republicans – to build a better future for ourselves, our children, and our country.

 

That’s why, next week, I am inviting members of both parties to take part in a bipartisan health care meeting, and I hope they come in a spirit of good faith. I don’t want to see this meeting turn into political theater, with each side simply reciting talking points and trying to score political points. Instead, I ask members of both parties to seek common ground in an effort to solve a problem that’s been with us for generations.

 

It’s in that spirit that I have sought out and supported Republican ideas on reform from the very beginning. Some Republicans want to allow Americans to purchase insurance from a company in another state to give people more choices and bring down costs. Some Republicans have also suggested giving small businesses the power to pool together and offer health care at lower prices, just as big companies and labor unions do. I think both of these are good ideas – so long as we pursue them in a way that protects benefits, protects patients, and protects the American people. I hope Democrats and Republicans can come together next week around these and other ideas.

 

To members of Congress, I would simply say this. We know the American people want us to reform our health insurance system. We know where the broad areas of agreement are. And we know where the sources of disagreement lie. After debating this issue exhaustively for a year, let’s move forward together. Next week is our chance to finally reform our health insurance system so it works for families and small businesses. It’s our chance to finally give Americans the peace of mind of knowing that they’ll be able to have affordable coverage when they need it most.

 

What’s being tested here is not just our ability to solve this one problem, but our ability to solve any problem. Right now, Americans are understandably despairing about whether partisanship and the undue influence of special interests in Washington will make it impossible for us to deal with the big challenges that face our country. They want to see us focus not on scoring points, but on solving problems; not on the next election but on the next generation. That is what we can do, and that is what we must do when we come together for this bipartisan health care meeting next week. Thank you, and have a great weekend.

 

###

 

 

 

 

THE WHITE HOUSE

Oficina del Secretario de Prensa

________________________________________________________________________

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA                               SÁBADO, 20 de febrero, 2010

 

MENSAJE SEMANAL: El Presidente Obama dice que ya es hora de seguir adelante con la reforma del sistema de seguro de salud.

 

WASHINGTON – El Presidente Barack Obama aprovechó su mensaje semanal para hacerle un llamado a líderes Demócratas y Republicanos a que participen en la reunión sobre el cuidado de salud la semana entrante y que vengan de buena fe para encontrar las reformas que funcionarán para las familias y pequeñas empresas estadounidenses. Luego de los anuncios de varias compañías de seguro de salud de que aumentarían drásticamente las primas – en promedio entre el 10 hasta más del 30 por ciento – no cabe duda de que el status quo es bueno para el sector de seguros, pero malo para el pueblo estadounidense. Luego de un año de debate a fondo sobre la reforma de salud, ya es hora de seguir adelante.

 

El audio completo del mensaje se puede descargar AQUI. El video se puede ver por internet en www.whitehouse.gov.

 

 

Declaraciones del Presidente Barack Obama

Mensaje Semanal

20 de febrero, 2010

 

Hace unas semanas, hombres y mujeres en todo California abrieron su correo y encontraron una carta de Anthem Blue Cross. La noticia que contenía los dejó con la boca abierta. Anthem les avisó a casi un millón de clientes que aumentaría las primas 25 por ciento en promedio, y las tarifas de aproximadamente una cuarta parte aumentarían de 35 a 39 por ciento.

 

Ahora que el anuncio ha suscitado el clamor del público, Anthem ha acordado posponer el aumento de sus tarifas hasta el primero de mayo, mientras el estado de California examina la situación. Pero no sólo los residentes de California se están viendo afectados por el aumento de tarifas. En Kansas, una aseguradora incrementó las primas 10 a 20 por ciento tras solicitar un aumento de 20 a 30 por ciento. El año pasado, Michigan Blue Cross Blue Shield incrementó las tarifas en 22 por ciento tras pedir un aumento de hasta 56 por ciento. Y en Maine, Anthem está pidiendo aumentos de tarifas de aproximadamente 23 por ciento para algunos clientes.

 

En resumidas cuentas, el status quo es bueno para el sector seguros y malo para Estados Unidos. El año pasado, mientras familias y dueños de pequeñas empresas tenían dificultades para pagar el costo cada vez mayor del cuidado de salud y millones de estadounidenses perdían su cobertura, las cinco principales aseguradoras obtuvieron beneficios récord de más de $12,000 millones.

 

A pesar de que la situación actual es mala, no hará sino empeorar si no hacemos algo al respecto. Veremos que más y más estadounidenses carecen de la cobertura que necesitan. Veremos que los drásticos aumentos de primas y gastos propios consumen una porción cada vez mayor de los presupuestos familiares. Veremos que más y más pequeñas empresas recortan beneficios, cancelan cobertura o cierran porque no pueden pagar los aumentos de tarifas. Y con el tiempo, veremos que este vertiginoso aumento de la atención médica pasará a ser el factor que más aumente nuestro déficit federal.

 

Si seguimos por este camino, ése será el futuro. Pero no es necesario que el futuro sea así. La cuestión, entonces, es si haremos lo necesario, todos nosotros –demócratas y republicanos– para forjar un futuro mejor para nosotros mismos, nuestros hijos y nuestro país.

 

Por eso, la próxima semana estoy invitando a miembros de ambos partidos a que participen en una reunión sobre el cuidado de salud, y espero que vengan de buena fe. No quiero que esta reunión se convierta en una pantomima política, en el que ambas partes simplemente recitan de memoria su posición y tratan de sacar ventajas políticas. Más bien, les pido a los miembros de ambos partidos que busquen terreno común en un esfuerzo por resolver un problema que se remonta varias generaciones atrás.

 

Con esa intención, he solicitado y apoyado ideas republicanas de reforma desde un principio. Algunos republicanos quieren permitir que los estadounidenses compren seguro de compañías en otros estados para darles a las personas más opciones y reducir costos. Algunos republicanos también han sugerido darles a las pequeñas empresas el poder de unirse y ofrecer cuidado de salud a un precio menor, como lo hacen las grandes empresas y los sindicatos. Considero que ambas son buenas ideas, siempre que las pongamos en práctica de manera que protejan los beneficios, protejan a los pacientes y protejan a los estadounidenses. Espero que demócratas y republicanos puedan unirse la próxima semana en torno a éstas y otras ideas.

 

A los miembros del Congreso, les digo simplemente lo siguiente: Sabemos que los estadounidenses quieren que reformemos nuestro sistema de seguro médico. Sabemos cuáles son los puntos generales en que coincidimos. Y sabemos cuáles son las fuentes de discrepancia. Tras haber debatido este asunto exhaustivamente todo el año, avancemos juntos. La próxima semana es nuestra oportunidad de finalmente reformar nuestro sistema de seguro médico para que satisfaga las necesidades de las familias y pequeñas empresas. Es nuestra oportunidad de finalmente darles a los estadounidenses la tranquilidad de saber que contarán con cobertura de bajo precio cuando más la necesitan.

 

Lo que se está sometiendo a prueba no es solamente nuestra capacidad de resolver este problema, sino nuestra capacidad de resolver cualquier problema. En este momento, los estadounidenses están perdiendo la esperanza, como es de comprender, de que el partidismo y la indebida influencia de los intereses especiales en Washington nos permitan hacerles frente a los enormes desafíos que enfrenta nuestro país. Quieren que nos concentremos no en sacar ventajas políticas, sino en resolver problemas; que no nos concentremos en las próximas elecciones sino en la próxima generación. Eso es lo que podemos hacer y lo que debemos hacer cuando nos congreguemos ambos partidos para la reunión sobre el cuidado de salud la próxima semana. Gracias y que tengan un buen fin de semana.

 

###

Un seguro médico, para todos, de por vida.
One health insurance, for all, for life.

Copyright © 2008 Latinos for Healthcare Equity. All Rights Reserved.

bowtie site proudly designed by LESdesign